Un sueño hecho realidad: el Tren Maglev

Un sueño hecho realidad, el Tren Maglev

Tu viaje puede ir más rápido no solo si cultivas semillas de marihuana, sino también si decides hacer un viaje en el único tren que se transporta a través de levitación magnética.  Para quienes ni siquiera lo imaginamos, hagamos el ejercicio de pensarnos cruzando en tren por Japón a una velocidad verdaderamente asombrosa. Si, es que sus ruedas no tocan el piso, se mantiene flotando. Para muchos quizás esto resulte un sueño hecho realidad, pero que en la actualidad los trenes japoneses Maglev lo cuentan como experiencia.  

Desde mediados de la década del 60, ya Japón contaba con una amplia red de trenes bala que se extendía por todo su territorio. En la actualidad el sitial de honor como el tren más veloz del mundo, el de: El shinkansen, ha sido cedido al Maglev. Aun en nuestros días, la línea de Shanghái se comporta como el servicio regular que funciona a más velocidad en el mundo ya que alcanza una velocidad máxima de 431 kilómetros por hora.

En el caso de Tren Maglev, este se desplaza a razón de 7 minutos por un trayecto de 30 kilómetros, el cual es el que separa al Aeropuerto Internacional de Pudong, de la Estación Longyang Road, en Pudong.

¿Cómo funciona la levitación de este tren?

Semejante Tren para movilizarse emplea el principio de atracción y repulsión que es creado por dos campos magnéticos. Y es que tanto el tren como sus vías están dotados con unos potentes electroimanes, que debido a su repulsión es lo que permite que el tren pueda elevarse a unos centímetros sobre las vías por donde circula. Pero de la misma manera el transporte es atraído con la idea de que no logre salir despedido y de esta manera pueda deslizarse con imperceptible suavidad.

El SC Maglev o tren magnético superconductor, ha sido desarrollado por la Central Japan Railway Company y por el Railway Technical Research Institute no en años recientes, sino que se trabajaba en ello desde la década de los 70. Para su funcionamiento este utiliza el principio de repulsión magnética, con lo cual es capaz de crear un potente campo magnético que incide entre los coches del tren, pero también sobre la misma vía. El nombre de este transporte surge de la combinación de dos palabras: “magnético” y “levitación”. 

Tal levitación magnética, puede lograr que el tren literalmente flote en el aire por medio de un sistema de suspensión electrodinámica conocido como EDS donde los raíles son contentivos de dos sets de bobinas en metal que se disponen cruzados en forma de “ocho” con el fin de crear un modelo electromagnético. En el caso del tren, este lleva unos imanes superconductores llamados denominados “bogies”. Cuando se encuentra parado, el tren puede descansar sobre unas ruedas de caucho.

Cuando se inicia su desplazamiento, puede avanzar de forma lenta sobre sus ruedas  para hacer posible que los imanes que se encuentran situados por debajo el tren puedan interactuar con los que se encuentran en la vía. Alcanza los 150 kilómetros por hora, o lo que es lo mismo, unas 93 millas/hora, tal fuerza magnética ya es lo suficientemente potente como para elevar el tren 10 centímetros o 4 pulgadas del suelo, con lo que se elimina la fricción y permite el incremento de su velocidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *